Hola amigos: CYCLE CHIC es la cultura de la bicicleta con la ropa de uso diario y personalizada, con la que nos sentimos cómodos y nosotros mismos. No pretende alcanzar grandes velocidades; busca la CODUCCION ALEGRE, es decir, que la bici te lleve a ti más que tu a ella. Ahora está asociada con el ciclismo urbano practicado en ciudades como Ámsterdam, Copenhague, Berlín o Barcelona, entre otras, donde los ciudadanos practican un alto nivel de uso de la bicicleta. En muchas ciudades del mundo la bicicleta es un modo de transporte cotidiano y muchos ciclistas optan por llevar ropa normal en lugar de ropa deportiva. Este blog pretende mostrar al mundo cómo son los ciclistas urbanos de Santander y concienciar a la sociedad de que subirse a una bicicleta y sentir la brisa en el rostro es una de las sensaciones más placenteras que existen: yo siempre lo he llamado “volar bajo”, porque realmente estas volando.
BIENVENIDOS Y SED VOSOTROS MISMOS CON VUESTROS SUEÑOS



sábado, 17 de noviembre de 2012

¡NO ME PITES, POR FAVOR...!

Soy esa ciclista que va delante de ti en una calle de dirección única en tu ciudad, en una zona treinta o por uno de los carriles de la calzada. Te siento detras, el motor de tu coche algo más acelerado... ¿Tienes prisa...? A mí tampoco me sobra el tiempo. ¿Vas a trabajar o vuelves a tu casa...? 
Yo estoy en tu misma situación: voy o vuelvo del trabajo. Te pones algo ner
vioso: voy por el centro del carril: ocupo el espacio que me corresponde: esto es, el de un vehículo. Si voy muy pegada a la derecha, la puerta de un coche que se abra puede ser letal para mí. ¿No puedes adelantarme...? Ten paciencia: otros coches como el tuyo provocan atascos cada día, cada minuto en todas las calles: porque se paran para cargar, descargar coger o dejar pasajeros; porque tienen que aparcar, porque alguien o algo les impide pasar, porque hay un paso de peatones... No me adelantes: no dejarás espacio de seguridad sufciciente (recuerda que en los adelantos el espacio que hay que dejar es de un metro y medio), yo tampoco voy a apartarme... Y, por favor... no me pites... lo único que conseguirás es asustarme. No soy un obstáculo en el tráfico: yo también soy tráfico.
Morgana